Sunday, 3 Mar 2024

¿Cómo poner fin a la violencia contra la mujer?

 
 
   

 

6 de cada 10 mujeres han vivido algún tipo de violencia de género. De 6,06% mujeres violentadas, el 5,39% ha vivido violencia psicológica como una de las agresiones más frecuentes, según datos de la Encuesta Nacional de Relaciones Familiares y Violencia de Género contra las Mujeres. “Debemos sembrar la semilla de la conciencia, la empatía y la humanidad para erradicar estos problemas y promover acciones en pro de eliminar la violencia contra la mujer”, aclaró Nadia Rodríguez, rectora de la Universidad Internacional SEK (UISEK).

 

El maltrato es un problema multifactorial y debe haber un tratamiento integral. Es vital conocer el perfil de los agresores y entender qué significa violencia y agresión. La agresión es una respuesta o mecanismo de defensa ante situaciones peligrosas. La violencia es una acción innecesaria y destructiva hacia una persona. Todas las personas podemos ser agresivas, pero no necesariamente violentas. Según Claudia Varela, criminóloga y psicóloga, las personas externa o que saben que existe una agresión “deben comprender, mas no justificar; apoyar y ayudar, mas no arreglar, y educarse para prevenir”. Tanto víctimas y personas de alrededor deben estar informadas y educarse.

 

Según un artículo del New York Times de un estudio de John Gottman, hay dos tipos de agresores: maltratadores tipo 1 o cobra y maltratadores tipo 2 o pitbull. El agresor cobra refleja su violencia con mucha agresividad. Suelen ser violentos con más personas y tener características antisociales. El agresor pitbull muestra dificultades en el control de la ira, suele ser impulsivo. Presentan ira crónica y un estilo de apego inseguro, por lo general muestran trastornos de personalidad.

 

Para Claudia Varela, en la cultura está ya normalizada la sexualización de las mujeres y las violencias diarias. El agresor tiende a usar el remordimiento y autocrítica para reducir el juicio social. Han sido víctimas o testigos de malos tratos y han aprendido la agresión como sistema de poder. Los agresores se sienten apoyados por un sistema social que alimenta su forma de actuar. Otra de las características según Varela es que consideran a su pareja como una posesión, por lo cual tienen derecho a controlar todos los aspectos de su vida. Los agresores suelen tener una imagen negativa de sí mismos, que se compensa con sus actos de amenazas y violencia.

 

La UISEK comprometida con una educación consciente desarrolló el webinar: ¿cómo poner fin a la violencia contra la mujer? Este webinar estuvo enmarcado dentro de la Agenda Permanente de Género de la UISEK y la campaña 16 días de ONU Mujeres. “Hemos trabajado en varias campañas de acompañamiento con nuestros estudiantes, creando protocolos para poder guiarlas y darles el soporte necesario. No nos cansaremos de seguir trabajando en esta línea”, comenta Nadia Rodríguez, rectora de la UISEK.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *