Friday, 1 Mar 2024

El rol de la AI

 
 
   

 

La IA no es en sí misma una solución mágica: no es una solución instantánea para limitar el calentamiento global a 1,5°C por encima de los tiempos preindustriales. Por lo tanto, el surgimiento de la IA no debe distraernos del despliegue de las tecnologías existentes: energías renovables, vehículos eléctricos y bombas de calor, y software de automatización y gestión de edificios que optimice los procesos y el uso de energía en edificios.

 

Considere la industria de los edificios y la construcción. Esto representa alrededor del 37% de las emisiones globales de carbono relacionadas con la energía y los procesos, según el último informe de situación del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente.
Cada nuevo edificio construido hoy podría ser prácticamente cero neto, utilizando combinaciones ya disponibles de energías renovables locales (solar en los tejados, por ejemplo) y sensores y software que maximicen la eficiencia de las actividades que consumen energía. Esto no es ciencia ficción que dependa de los desarrollos futuros de la IA. Es tecnología probada.

 

Cambio climático e IA: acelerando la descarbonización.
Dicho esto, gran parte del entusiasmo en torno a la IA y el cambio climático está justificado. Porque, combinada con estas tecnologías, y con la realidad aumentada, la realidad virtual, las tecnologías de visualización, los gemelos digitales y el Internet de las cosas (IoT), la IA nos permite alcanzar una eficiencia cada vez mayor y más rápidamente. Y cuando se trata de energía, una mayor eficiencia significa menores emisiones de carbono.

 

Recientemente lanzamos Resource Advisor Copilot. Utiliza la tecnología de procesamiento del lenguaje natural (NLP) basada en GenAI para mejorar la forma en que los equipos de energía y sostenibilidad interactúan con sus datos empresariales. A través de una interfaz de chat, los usuarios pueden solicitar datos en tiempo real, análisis y visualización mejorados, o hacer preguntas como «¿Cuánto gastamos en electricidad en 2023?» o “¿Pueden detallarnos un plan para descarbonizar mis operaciones para 2030?”.

 

Cambio climático, IA y centros de datos
Estimamos que a medida que el planeta se digitalice, el consumo de energía de los centros de datos se duplicará aproximadamente para 2028, y que la IA representará alrededor del 20% del total para entonces, frente al 8% actual.
Es fundamental que esto no provoque crisis energéticas o un aumento de las emisiones. La eficiencia cada vez mayor del procesamiento y el software ayudará a abordar este desafío. Sin embargo, si se hace bien, la IA puede ser un poderoso y muy necesario acelerador de las tecnologías existentes y acelerar el desarrollo de otras nuevas, apoyando nuestros esfuerzos por mantener el cambio climático bajo control.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *