Wednesday, 22 Sep 2021

En la actualidad se venden cerca de 13 mil motos al mes

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

 

Previo a los meses críticos de la pandemia (marzo, abril y mayo del 2020), en promedio se vendían 12.200 motos al mes. Luego en la etapa compleja de la crisis pasó a 4.400 unidades mensuales. El repunte se dio a partir de junio y se sostiene hasta la actualidad: en promedio, a partir de esa fecha, se venden cerca de 13 mil motos al mes. La venta de carros, por el contrario, no ha recuperado aún los niveles previos a la pandemia. De 11 mil carros al mes en promedio, bajaron a 2.300 unidades en el momento más crítico de la emergencia sanitaria. Luego, si bien existió una recuperación frente a esa etapa, al mes se comercializan alrededor de 8.400 carros por mes.

 

Luis Pástor, gerente general de la investigadora de mercado Advance Consultora, señala algunos de los motivos para este comportamiento. “Las restricciones en la movilización y la búsqueda de seguridad son dos factores decisivos en esta tendencia”. Explica que como en los buses no se respeta el aforo reducido de pasajeros, la gente prefiere invertir en la compra de una moto y así movilizarse sin riesgo de contagios. “Además una moto cuesta mucho menos que un automóvil y usa poca gasolina”. En el mercado se puede adquirir una moto nueva por un poco más de 1.000 dólares.

 

Otro factor que influye en esto es la reducción del empleo adecuado y, por ende, del aumento del desempleo. Cifras del INEC a marzo pasado muestran que apenas 36% de la población económicamente activa tiene un empleo donde reciben al menos el pago del salario básico y que trabaja mínimo 40 horas a la semana.
Esto provocó que la moto sea convierta en un instrumento de trabajo por el aumento de servicios de entrega a domicilio, a través de aplicaciones móviles. “Sin duda es una herramienta clave para la reactivación del empleo. Quienes lo están haciendo necesitan invertir poco capital para insertarse en estos trabajos”, puntualiza Pástor.

 

Pero por otro lado, el aumento de motos en las calles también genera una situación compleja: es el segundo tipo de vehículo más involucrado en accidentes de tránsito. En 2020, el 26% de estos siniestros relacionaban a una moto, que como dato grave es el vehículo que más lesionados y fallecidos deja luego de un accidente. Un estudio de Advance Consultora encontró que alrededor del 39% de los motociclistas tienen por primera vez un vehículo de este tipo. “Por lo tanto, a veces no son tan expertos en el manejo”.

 

Como el incremento en la venta de motos es sostenido, ya que a corto plazo no se ven cambios en la relajación de las medidas para prevenir contagios ni en la reactivación del empleo, queda clara la necesidad de resolver la problemática de los accidentes. Un reto nada sencillo en un país donde las motos activan el día a día de la sociedad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.