Friday, 14 Jun 2024

La continua fortaleza del dólar estadounidense anuncia el auge de las exportaciones en Latam

 
 
   

 

Los exportadores latinoamericanos siguen beneficiándose de la combinación de tendencias económicas y geopolíticas, como la subida del dólar y el aumento de la demanda de materias primas ante la incertidumbre y turbulencias en otras regiones. Entre estos factores se encuentra la prolongación del conflicto en Ucrania (por ejemplo, Rusia y Ucrania representaban una cuarta parte del suministro mundial de trigo en 2020), y la fortaleza sostenida del dólar (en particular en Argentina, Colombia y Chile, que han visto caer sus monedas hasta un 15% frente al dólar desde enero). Esto puede verse el siguiente gráfico, cortesía de Statista.

 

Las razones de estos cambios son variadas: desde la seguridad «relativa» del dólar en medio de los crecientes niveles de inflación en otros lugares, hasta las graduales pero significativas subidas de los tipos de interés en Estados Unidos. En junio, por ejemplo, la Reserva Federal subió las tasas de interés en 0,75 puntos base, el mayor aumento en casi treinta años.
Según Richard Perry, analista de mercados de INFINOX, esta convergencia ha creado una especie de «bonanza» para los exportadores de la región. “Más del 70% de las exportaciones de América Latina están relacionadas con materias primas, y como estas se cotizan invariablemente en dólares, la ventaja para los exportadores (cuyos costos estarían expresados en moneda local) sería considerable. De hecho, sus márgenes de beneficio aumentan en función de la disminución de su tipo de cambio local«.

 

Sin embargo, él también señala que los «efectos secundarios» de este auge son iguales y opuestos en todos los sentidos. «En primer lugar, incluso ignorando los movimientos de las divisas, se están aplicando de manera uniforme medidas antiinflacionistas en toda América Latina, cuya inclinación (¡o tolerancia!) por los tipos de interés de dos dígitos es mucho mayor que en Estados Unidos o Europa. En segundo lugar, las empresas y gobiernos que se endeudan en dólares se verán directamente afectados por la subida de este. En efecto, la bonanza de la que están gozando los exportadores de materias primas ejercerá un efecto igual y opuesto sobre los acreedores de deuda en dólares: a medida que las monedas locales se deprecian, sus obligaciones de deuda aumentan. En realidad, aunque los volúmenes son grandes, la proporción de la deuda pública externa que atienden los mayores países latinoamericanos es relativamente pequeña, en Brasil representa el 11% del PIB del país, y en México el 9,7%«, dice Richard.

 

Richard continúa explicando que, mientras los niveles de la divisa estadounidense sigan subiendo, este escenario se desarrollará con toda seguridad. «Los efectos de la inflación en América Latina desde finales del siglo pasado dejaron un profundo impacto en todos los sectores de la sociedad. Es así que, los tipos de interés extremadamente agresivos para mitigar su impacto son mucho más tolerables y políticamente aceptables que en los llamados mercados desarrollados, como Estados Unidos y Europa. En esencia, una bonanza para el sector de las materias primas, pero ¿a qué costo para el resto de la economía? Esa es la verdadera pregunta«, concluye Richard.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *