Saturday, 25 Sep 2021

Machu Picchu se iluminó con videoproyectores de Epson

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

 

La Ciudadela Inca Machu Picchu y Aguas Calientes, el pueblo que la rodea, pararon su actividad turística en marzo del 2020 debido al contexto mundial. El gobierno de Perú buscaba realizar la reapertura y por diversos resultados en torno a la pandemia no podían hacerlo, hasta que el momento llegó. Por ello contactaron a un gran equipo de aproximadamente 60 personas: una productora, un equipo creativo y a Multivisión, a cargo de los aspectos técnicos y proveedor de los equipos de videoproyección. Para esto necesitaban equipos potentes y versátiles que se adaptaran a cualquier adversidad. La compañía recibió desde el equipo creativo las medidas y dimensiones del mapping para llegar al lugar, conectar los equipos y realizar todas las pruebas necesarias siete días antes de la inauguración, pero los desafíos empezaron mucho antes.

 

Para poder subir al santuario, que fue donde nos quedamos, hay que ir caminando. Esto implica la necesidad de personal que cargue los equipos en sus brazos hasta llegar, hablamos de caminar en andenes con mucho cuidado porque son históricos, las piedras no pueden soltarse, los proyectores si bien son portátiles, pesan más de 100 kilos, entonces es complejo que no se dañe, ni la persona que lo lleva, ni el objeto ni el entorno. Cuando llegamos al lugar el clima no era como en Cuzco, seco; sino que era totalmente húmedo, cambia el bioma y es selva. Estábamos expuestos a lluvias, humedad, altura e insectos que podían trabar los ventiladores de los equipos, pero por suerte salió todo correctamente y los equipos funcionaron en ese contexto”, explica Ernesto Lazo, jefe de proyectos de Multivisión.

 

Ante la gran superficie que se requería mapear se necesitó una flota de 8 videoproyectores, de los cuales 2 fueron Epson Pro L25000 y 4 Epson Laser Pro L1505UH. Como el lugar es un santuario, no se puede construir o armar algo que pueda hacer presión o mover rocas, se debió trabajar con sumo cuidado. Sin estructuras metálicas, se implentó el trabajo sobre las cajas rack de los proyectores, con los protectores para rayos solares, lluvia, entre otros aspectos que pudieran afectar a los equipos. Los mismos fueron distribuidos en diversos antiguos andenes de riego Inca para crear distintas alturas, pegados a la pared para que no se vean, y la distancia mínima de la piedra gris a proyectar fue de aproximadamente unos 40 metros, calculando que la más lejana se encontraba a unos 60 metros. El lente utilizado fue de 1.4 y 1.7 porque según los técnicos, en el horizonte es mucho más fácil para la dirección geométrica del encuadre.

 

«A pesar del esfuerzo y los distintos obstáculos, fuimos privilegiados de que nos convoquen para un proyecto así, convivimos siete días con imágenes que pocos tienen el placer de ver, fue muy reconfortante ver el resultado final y los equipos respondieron como queríamos. Si tuviéramos que destacar atributos de este producto serían: la confiabilidad, uno logra tener confianza en la línea de productos de Epson, la versatilidad que tiene el equipo, la potencia y el tamaño manejable, ya que se adaptan fácilmente. Estas características para mí son muy importantes porque, a pesar de las condiciones climáticas fuertes y todo el tipo de transporte que pasó (avión, tren, etc), los equipos y sus ventiladores funcionaron muy bien. Como somos un equipo de renta hemos tenido varias marcas y cuando un equipo llega a ese nivel de confianza estamos tranquilos y no nos defraudaron”, afirma Juan Lazo Macedo, Gerente de Eventos de Multivisión.
El evento tuvo alcance nacional por televisión y en redes sociales. Además, la reapertura fue acompañada también por distintos artistas que vistieron al Machu Picchu de colores otra vez.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.