Monday, 26 Feb 2024

Pequeñín busca concientizar la adecuada higiene de la piel de bebés nacidos prematuramente

 
 
   

 

La piel es la primera barrera de defensa contra cualquier elemento externo que pueda enfermar al organismo. En los más pequeños es importante reforzar una adecuada protección e higiene de la dermis, y más aún, en los bebés prematuros que tienen una composición lisa, convirtiéndose en una condición de mayor cuidado. En Ecuador, el 7% de los bebés nacidos vivos son prematuros y según los datos de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), el país se encuentra entre las 11 naciones con las tasas más bajas de nacimientos prematuros del mundo.

 

 

Sin embargo, paradójicamente, es la primera causa de mortalidad infantil en el país, de acuerdo a cifras registradas por el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC). Es así que, en la conmemoración del 17 de noviembre como Día Mundial del Bebé Prematuro, se busca concientizar sobre prevención de esta condición, ya que, en el mundo, 1,1 millones de bebés nacidos prematuramente mueren cada año pero con tratamientos un 75% puede sobrevivir. Para proteger a estos pequeños es importante tomar en cuenta que la adecuada higiene de la piel es fundamental. Cuidarla y protegerla contra inflamaciones e infecciones, permite minimizar el riesgo de agudizar el estado de los nacidos prematuros.

 

Para la Dra. Estefanía Moreira es necesario contar con una rutina de aseo, es decir, un baño en donde se involucre abundante agua, shampoo y un jabón que no causen irritación. En algunos casos se recomendará hacer esa limpieza solo con pañitos húmedos que sean hipoalergénicos, esto dependerá de la recomendación de cada especialista. Un aliado para la limpieza son las toallitas húmedas dermoprotección de Pequeñín, una marca de Essity, que cuentan con productos con fibras naturales y elementos protectores para la dermis que ayudan a hidratarla, mantenerla limpia y cuidarla de elementos externos.

 

Al contar con una higiene adecuada se podrá proteger la piel de factores externos, ya que hay que recordar que la epidermis del bebé es un 20% a 30% más fina que la de un adulto. Esta delgadez puede generar vulnerabilidad a infecciones, irritaciones o golpes. Otro de los pasos fundamentales para la protección de neonato es la alimentación, pues esta ayudará a fortalecer el sistema inmune. Los padres deben prestar especial atención con la leche materna o en casos específicos fórmula, para favorecer el buen desarrollo.
Si existe una rutina de aseo adecuado se podrá prevenir cualquier tipo de enfermedad, esta es una de las recomendaciones que organizaciones como la OPS realiza a los profesionales de la salud.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *