Monday, 27 Sep 2021

Plan de acción para generar hábitos positivos desde el hogar

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

 

El Día Internacional de las Familias fue proclamado por las Naciones Unidas cada 15 de mayo, con el fin de crear conciencia sobre el papel fundamental de las familias en la educación de los hijos desde la primera infancia. En este contexto, te presento un plan de acción para generar hábitos positivos desde el hogar. Si preparas a tus hijos para el éxito cuando son jóvenes, les ayudará a mantenerse en el camino adecuado cuando sean adultos. Cuando se trata de actividad física, los padres pueden impulsar positivamente a sus hijos a ser activos con el ejemplo. El comportamiento infantil es un reflejo de nuestro comportamiento. Yo creo que el mismo principio se aplica cuando se trata de nuestra imagen corporal. Nuestros hijos no nos ven de la forma que nosotros nos vemos. Ellos no se dan cuenta de la celulitis ni de los gorditos que nosotros notamos. Los hijos ven a sus padres como un símbolo de amor y perfección. Si comienzas a hacer comentarios negativos sobre tu cuerpo, los niños pueden imitar este comportamiento y como resultado comienzan a sentirse inseguros de ellos mismos.

 

Comprendo que cuando nos enfrentamos a problemas de peso, es difícil mantener los pensamientos negativos bajo control. Puede ser un poco angustiante para un niño cuando piensas que no eres atractivo, pero en sus ojos, eres perfecto. A este nivel, el ejercicio físico en familia es un ejercicio de equilibrio. No queremos aceptar un aumento de peso no saludable ni hábitos sedentarios, pero tampoco queremos ser consumidos con pensamientos negativos. Cada padre tiene que convertirse en un experto en establecer límites para estar saludable y activo en una forma positiva. No es fácil este camino, pero de seguro estos tres pasos simples podrían funcionar:

 

Paso 1: Palabras alentadoras: Las palabras que escogemos son muy importantes en la vida. Ya sea con amistades, negocios, asuntos comerciales o autoestima, es importante escoger un lenguaje positivo. Estoy convencida de que todos tenemos algún tipo de problemas con nuestros cuerpos. Soy culpable de hacer enojar a mi hija sin querer, al decir que las cicatrices de mi barriga eran “horribles”. Su respuesta fue “amo tu barriga porque sin ella no estaríamos aquí”. Como puedes imaginarte, me sentí horrible cuando ella dijo esto. Mis pensamientos negativos (como el de muchas mujeres) llegaron hace unos años en medio de la temporada de traje de baño. Creo que me sentí peor porque ella tiene una cicatriz pequeña en su brazo. Me hizo dar cuenta que siempre tengo que ser positiva con las palabras que utilizo. Yo creo que la belleza viene del interior. Inclusive durante días duros, siempre trata de encontrar un enfoque positivo a la situación.

 

Paso 2: Pensamientos positivos: Si tienes un pensamiento negativo sobre tu cuerpo, trata de encontrar algunas declaraciones positivas de autoestima. Estas afirmaciones ocurren con más facilidad cuando haces cambios físicos pequeños en tu rutina para sentirte mejor. Por ejemplo, referirse a una dieta saludable como algo a lo que tenemos que temer, es un ejemplo clave de enseñarles a los niños que existe una emoción negativa adjunta al restringir el consumo de calorías poco saludables. Como dije, equilibrar la situación no es tarea fácil. Un cambio de mentalidad sobre lo que sabes que es mejor para tu salud general es la clave. Intenta compartir solamente declaraciones positivas como “estoy tratando de ser saludable” o “estoy tratando de ser un padre más activo”. Esto es importante cuando hablas enfrente a tus hijos pequeños porque ellos se dejan influenciar más antes de llegar a la adolescencia. Recuerda que las acciones y palabras positivas comienzan con pensamientos positivos.

 

Paso 3: Mentalidad en movimiento: ¿Has escuchado decir, “muchas palabras y poca acción”? Bueno, es tiempo para el momento de acción. No debería de ser un trabajo pesado tener que involucrar a toda la familia en actividades físicas semanales. Una vez que comiences con las actividades semanales, toda la familia esperará con ansias el momento para hacer ejercicio en familia.

Siempre he pensado que las prácticas deportivas de los niños son una oportunidad ideal para que los padres también incorporen una rutina de ejercicio. Mientras los niños estarán jugando, es la oportunidad perfecta para que los padres puedan hacer ejercicio. Qué buen ejemplo pueden dar los padres cuando los niños comiencen a buscarlos y vean a papá o mamá haciendo ejercicio.

 

Por Samantha Clayton, OLY, ISSA-CPT, vicepresidenta de Rendimiento Deportivo y Educación Física Mundial de Herbalife Nutrition

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.