Tuesday, 15 Jun 2021

Efectos negativos del vapeo en la salud de los ojos

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

 

Inhalar el vapor que sale de un cigarrillo electrónico u otro dispositivo similar se conoce como vapeo o vaping. Esta práctica se ha extendido mucho entre los adolescentes y adultos jóvenes bajo la idea de que el cigarrillo electrónico es menos nocivo, sin embargo, de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), la evidencia revela que estos productos son perjudiciales ya que al igual que los cigarros comunes contienen nicotina. La nicotina y las sustancias químicas de las que se compone el cigarrillo electrónico no solo pueden irritar y dañar los pulmones y afectar al desarrollo cerebral, sino que tienen efectos negativos en la salud ocular, explica Johanna Negrette, Cirujana Oftalmóloga especialista en Cirugía Refractiva y Córnea de la Clínica Andes Visión.

 

A continuación, detalla los problemas visuales que se pueden generar o agravar a raíz de la práctica del vaping:
● Síndrome de ojo seco evaporativo crónico. El vapor que se exhala impacta directamente a los ojos, lo que deriva en una pérdida de la capa acuosa de la lágrima y deteriora la lubricación ocular generando resequedad. Por lo tanto, la práctica reiterada del vaping da paso a un síndrome de ojo seco evaporativo crónico.
● Disminución de la agudeza visual y cataratas. La Dra. Negrette explica que la nicotina puede conllevar a una opacidad del cristalino por ser una sustancia nociva para los órganos, dando paso a una catarata.
● Uveítis. La exposición prolongada a estos compuestos a través del vapor puede generar un proceso inflamatorio llamado uveítis que se da por la afectación de la capa intermedia del ojo llamada úvea.
● Glaucoma. El vapeo puede generar glaucoma. En este caso esta patología se deriva de la uveítis, un proceso en el que se desarrollan células inflamatorias que obstruyen el sistema de drenaje del humor acuoso produciendo así un aumento de la presión intraocular y conllevando al daño de las fibras del nervio óptico.
● Degeneración macular. La nicotina produce degeneración macular, una enfermedad crónica y progresiva de la mácula o parte central de la retina que ocasiona una pérdida de visión central que, en los casos más severos, puede llevar a la ceguera.
● Neuropatía óptica isquémica anterior. La pérdida de visión es el principal riesgo de la práctica del vapeo, asegura la oftalmóloga de la Clínica Andes Visión. “La nicotina que se inhala a través del vapeo disminuye el flujo sanguíneo de los vasos que nutren al nervio óptico, con ello se puede producir una neuropatía óptica isquémica anterior que genera una pérdida visual en la persona”.

 

Sobre los signos de alerta y prevención:
● Ardor, picazón, enrojecimiento y sensación de arenilla o cuerpo extraño en los ojos son algunos signos de la sequedad ocular que puede ser provocada por la práctica del vaping.
● Una de las consecuencias del vapeo puede ser la disminución de la agudeza visual. Las personas pueden percibir cambios como colores opacos, desteñidos o dificultad para enfocar objetos, así como problemas para ver en la noche.
● Ya sea ojo seco, cataratas, uveítis u otras patologías visuales, todas se pueden agravar con el vapeo debido a los compuestos químicos y la nicotina que contiene el tabaco electrónico, mismos que son inflamatorios e irritantes. La especialista explica que algunas investigaciones han determinado que hay dispositivos que pueden tener la cantidad de nicotina equivalente a 20 cigarrillos comunes.
● Es por eso que para mejorar los problemas visuales provocados o agravados por el vaping se debe suspender la práctica en su totalidad. Además, ante cualquiera de los síntomas señalados es indispensable asistir a un médico especialista para una evaluación oftalmológica completa y para obtener el tratamiento más adecuado dependiendo del caso.
En la valoración se analiza, por ejemplo, cómo está el cristalino; se estudia si hay procesos inflamatorios en el interior del globo ocular; se efectúa un fondo de ojo dilatado para ver problemas a nivel del nervio óptico y se analiza si hay procesos inflamatorios de la mácula”, añade la especialista de la Clínica Andes Visión.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.