Saturday, 28 Jan 2023

Elementos que deben considerar antes de optar por servicios en la nube

 
 
   

 

Al considerar qué modelo de implementación es el mejor para su Sistema de Información de Clientes (CIS, por sus siglas en inglés), las empresas de servicios públicos -también llamadas utilities-, se enfrentan al problema de decidir si su CIS debe implementarse en instancias físicas -modalidad conocida como on premise-, o en la nube. Para tomar una decisión más acertada, deben prestar especial atención a sus necesidades comerciales y evaluar todas las opciones de servicios disponibles para encontrar el ‘match’ perfecto.

 

Al respecto, Jesús Sánchez, vicepresidente de Mercadeo de Open International, compañía líder en el desarrollo de software para utilities, ofrece cinco recomendaciones que lo ayudarán a concentrarse en lo que realmente importa al elegir entre un CIS en modalidad Software as a Service (SaaS) y un CIS on-premise.
1. Tenga presente que las soluciones en la nube permiten reenfocar los recursos y ayudan a tener una mayor flexibilidad
La firma consultora Gartner afirma que los proveedores de energía eléctrica invierten hasta el 56% de su presupuesto total de TI en infraestructura y alojamiento. Frente a esto, los modelos de servicios en la nube no solo representan menores costos de infraestructura de TI a corto plazo, sino que también facilitan el acceso a las últimas tecnologías e innovaciones. Además de los beneficios económicos, una solución de CIS alojada en la nube permite que la utility reenfoque los recursos humanos de TI en hacer que la gestión de sus clientes sea más flexible y rápida.

 

2. Identifique bien los requerimientos de su compañía para optar por un servicio en la nube individual y personalizado, o compartido y homogéneo
A la hora de elegir un software en la nube se deben considerar las condiciones para usar y compartir recursos informáticos. Existen dos tipos de arquitectura de software bajo los cuales se pueden desplegar servicios en la nube: single tenant y multitenant. La primera arquitectura es la mejor opción para las empresas de servicios públicos que prefieren infraestructura y aplicaciones dedicadas exclusivamente a su operación, la segunda, requiere adaptarse a la condición de recursos de TI no exclusivos, a que la funcionalidad sea la misma para todas las empresas (one-size-fits-all) y a las políticas de actualización de software del proveedor.
3. Evalúe la mejor forma de financiar el uso de una nueva solución
Los servicios SaaS se basan en suscripciones y toman en cuenta, total o parcialmente, la lectura de métricas sobre el uso de la computación en la nube. Debido a esto, los servicios se tratan como un gasto operativo por lo que las empresas de servicios públicos deben verificar su modelo de contabilidad regulatoria para estos gastos.

 

4. Verifique qué incluyen las suscripciones a servicios en la nube
Además del derecho a usar el servicio, todos los servicios de computación en la nube incluyen costos de soporte y mantenimiento en la suscripción mensual. Las empresas de servicios públicos deben establecer con sus proveedores una infraestructura clara, precios de los componentes adicionales, acuerdos de nivel de servicios (SLAs) y responsabilidades de soporte de aplicaciones antes de pasar a la nube. Por ejemplo, una ventaja de la nube es la flexibilidad para añadir componentes (disco, procesador, memoria), pero debe estar claro cuánto cuesta añadir capacidades adicionales a las contratadas para evitar sorpresas respecto al alcance de los servicios pactados.
5. Delimite responsabilidades
Las empresas de servicios públicos deben definir cómo manejar la velocidad de la innovación y la gestión del cambio. Por ejemplo, el modelo SaaS permite actualizaciones que se producen a discreción del proveedor de software. Dado que las utilities necesitan que sus herramientas evolucionen al ritmo que avanzan las necesidades del mercado, es necesario que revisen muy bien si estas actualizaciones prometidas por el proveedor son solo de mantenimiento y corrección de errores del software, o si realmente se refieren a nuevas funcionalidades que son las que impulsan la evolución continua de su operación.

 

Adicionalmente, en Open International hemos ayudado a nuestros clientes a definir su transición a la nube, y gracias a que nuestra solución Open Smartflex tiene el mismo alcance funcional, independientemente del modo de implementación, son nuestros clientes quienes tienen la libertad de escoger modelos on-premise, Saas, PaaS o híbridos, de acuerdo a sus condiciones particulares.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *