Tuesday, 15 Jun 2021

Campaña promueve la educación como un derecho fundamental que tienen las niñas y mujeres jóvenes

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

 

Plan International lanza la campaña «Creemos en las niñas», un movimiento regional y local que busca presentar información, visibilizar historias de vida y sobre todo motivar a la sociedad a que se una a esta causa.
La violencia, el embarazo en  niñas  y  adolescentes, las  uniones tempranas y  forzadas y la  falta  de acceso a una educación de calidad son problemáticas que cada vez van en aumento. A escala mundial, las niñas y mujeres jóvenes son una de las poblaciones con mayor vulneración de derechos, y en Latinoamérica, Ecuador no es la excepción.

 

Una de  las  consecuencias  más  graves  de  la  pandemia COVID – 19  es el limitado acceso a educación, estamos enfrentando la  mayor  interrupción  en  la  historia y un retroceso de entre una y dos décadas en materia de género; muchas niñas y mujeres están sin acceso a educación, trabajo y servicios esenciales y aisladas y encerradas con  sus  agresores;  es  decir,  sin  recursos  para  solventar  la  supervivencia  y  para preservar su seguridad y su vida.
Según  datos  del  INEC  2019,  menos  de  la  mitad  de  los  hogares  en  Ecuador  tiene acceso a internet, y en zonas rurales la cifra disminuye a dos de cada 10. Esto, sin dejar de lado  que  el  sistema  educativo  no  cuenta  con  recursos  pedagógicos apropiados ni con personal capacitado para la educación virtual.

 

La educación de calidad es un derecho fundamental y una de las herramientas más potentes para cerrar las brechas de acceso al conocimiento y a recursos, así como para derribar  barreras  que  a  lo  largo  de  la  historia  han  dificultado  que  las  mujeres jóvenes alcancen la autonomía socioeconómica”, asegura Rossana Viteri, directora de Plan International Ecuador.

 

La  educación  de  calidad debe estar al  alcance  de  todas  las  personas,  de  manera independiente de su condición socioeconómica y geográfica; es decir, para quienes viven  en  las  ciudades  y  en  los  sectores  rurales, y, debe garantizar el  aprendizaje integral desde una perspectiva de derechos y género. En el país la pandemia ha afectado a 4.4 millones de estudiantes, especialmente a niñas y adolescentes de los sectores más empobrecidos.
Tener que dejar de estudiar ha afectado de manera profunda, la vida de las niñas y de las mujeres jóvenes porque, además de no tener acceso a la herramienta fundamental para alcanzar su autonomía social y económica, tienen menos posibilidades de mantener sus redes de apoyo y la comunicación  con  el  mundo  fuera  de  casa.  Estar  aisladas  incrementa  de  manera significativa  el  riesgo  a  ser  violentadas  y  disminuye  sus  posibilidades  de  buscar auxilio.

 

Plan  International ha  desarrollado  varios  proyectos que  incluyen  becas  educativas para que las niñas y mujeres jóvenes estudien. En marzo de 2021 presentó el libro, Jóvenes que Inspiran, que recoge testimonios de liderazgo y superación de personas que han participado en estos proyectos, demostrando que los sueños se cumplen aún en los contextos más difíciles, siempre y cuando se garantice su educación.
Con la campaña ‘Creemos en las niñas’, queremos visibilizar las situaciones que están  enfrentando  las  niñas  y  mujeres  jóvenes  en  esta  crisis. Sin  embargo, también  queremos dar  un  mensaje  de  esperanza  para  ellas,  invitando  a entidades públicas y privadas y sociedad civil a “Creer en las Niñas” y a unirse a esta campaña para impulsarlas a tener un futuro mejor a través de la educación”, expresa Rossana Viteri.
Como parte de la campaña, se activará  una plataforma que  permitirá  ayudar  a  las  niñas y  mujeres  jóvenes que enfrentan esta situación y convertirlas en agentes de cambio.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.